La inflación argentina cerró agosto en 12,4 %, la más alta desde 1991, a medida que la gente hace malabares para llegar a fin de mes. El instituto nacional de estadística Indec informó este miércoles el dato del Índice de Precios al Consumidor (IPC), que acumula 124,4 % a 12 meses y 80,2 % en lo que va de año. Se ubica entre los más altos del mundo.

La inflación mensual no había sido tan alta desde febrero de 1991 (27 %), cuando adoptó un proceso de convertibilidad fija del peso con el dólar. La última vez que el IPC mensual llegó a los dos dígitos fue en abril de 2002 (10,4 %), justamente después de que el país abandonó ese modelo de paridad fija de 1 a 1.

El rubro que más subió fue alimentos y bebidas no alcohólicas, con un 15,6 %, “producto de la suba en carnes y derivados y verduras, tubérculos y legumbres”. La carne, fundamental en la dieta del argentino, experimentó alzas de más de 30 %. La carne molida común, que es la más popular, subió 39,4 % en agosto, según el informe. Otros cortes más finos también van por esa línea.

El ministro de Economía, Sergio Massa, que busca el poder como candidato presidencial del oficialismo, dijo poco antes de conocerse el indicador que “agosto ha sido uno de los peores meses en el proceso económico de los últimos 30 años, producto de una imposición del Fondo Monetario Internacional”. Se refiere a la devaluación de 21 % del 14 de agosto, acordada precisamente con el FMI para destrabar desembolsos del programa crediticio con el organismo por 44.000 millones de dólares.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *