Parte de las armas de fuego que Paraguay importaba desde Europa tenían como destino final facciones criminales de Brasil. Las investigaciones de la Policía Federal del país vecino datan del 2020 y revelan cómo operaba este esquema que movió desde entonces 43.000 armas y casi USD 240 millones.

El complejo y multimillonario tráfico ilícito de armas de fuego contempla pistolas, rifles y municiones de varios fabricantes europeos con sede en Croacia, Turquía, República Checa y Eslovenia.

Estos dispositivos importados desde Europa, eran rasurados y revendidos a intermediarios que operaban en la frontera entre Paraguay y Brasil, para ser finalmente revendidos a facciones criminales del país vecino.

El Grupo de Investigaciones Sensibles de la Policía Federal de Bahía (Brasil) investiga este esquema desde hace tres años y desde entonces se realizaron 67 operativos en que se incautaron 659 armas en 10 estados brasileños.

Estos son Rio Grande do Sul, Santa Catarina, Paraná, Mato Grosso do Sul, São Paulo, Rio de Janeiro , Minas Gerais, Espírito Santo, Bahía y Ceará.

La Policía Federal estima que en el periodo investigado se importaron alrededor de 43.000 armas para Paraguay, moviendo alrededor de 1.200 millones de reales, que representan casi USD 240 millones.

Habla de una empresa responsable y aunque no menciona el nombre, en Paraguay está en la mira la empresa Internacional Auto Suply (IAS), en su sede situada en la ciudad de Asunción, cuyo presidente es Diego Dirisio, de nacionalidad argentina.

En Brasil el proceso se encuentra en curso en el Segundo Juzgado Federal de Salvador de Bahía, que emitió 25 órdenes de detención preventiva, 6 órdenes de detención temporal y 54 órdenes de allanamiento e incautación en Brasil, Paraguay y Estados Unidos.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *