En el segundo día del novenario de Caacupé, la homilía incluyó el tema de la eucaristía y la forma de vida que llevan los fieles.

La misa de las 7:00, la segunda del novenario, fue presidida por monseñor Ricardo Valenzuela, Obispo de Caacupé, y la homilía, a cargo del presbítero Blas Arévalos, Administrador Apostólico de la Diócesis de Villarrica del Espíritu Santo.

El tema de la fecha fue “La Eucaristía: la oración más importante de la Iglesia”, en el cual el religioso a cargo de la homilía refirió que la oración es la relación personal con Dios y la eucaristía un encuentro íntimo con Jesucristo.

En otro momento sostuvo que con la eucaristía, los fieles deben transformar sus vidas, inspirándolos a vivir con los valores cristianos en sus hogares, lugares de trabajo y comunidades.

“Mediante este Cristo vivo en el corazón, debemos defender la familia, y la identidad de lo femenino y masculino que somos al nacer, así como ha querido nuestro Creador. Hay hambre y sed de una vida digna. Muchas familias tienen que dedicar gran parte de su tiempo y energías para conseguir una alimentación deficiente e insuficiente. Nuestra Iglesia debe profundizar su compromiso en la erradicación de la pobreza. Que todos puedan acceder a la comida festiva y la reunión significativa que significa la Eucaristía”, señaló Arévalos.

En el primer día, la Iglesia abordó temas de interés nacional, como la revisión del Anexo C, el fallido acueducto del Chaco y la ola de inseguridad. En el segundo día, fue más a lo espiritual.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *