Los gobernantes de los países del Mercosur se reúnen el jueves en Rio de Janeiro, en medio de fuertes resistencias para finalizar el acuerdo comercial con la Unión Europea (UE), pese al objetivo inicial de ambos grupos de cerrarlo este año. Brasil, presidente pro témpore del bloque suramericano que completan Argentina, Paraguay y Uruguay, esperaba cerrar incluso en la cumbre de Rio este acuerdo de libre comercio que lleva más de dos décadas de negociaciones y que crearía la mayor zona de libre comercio del planeta.

Ambas partes intensificaron las conversaciones en las últimas semanas, con “avances significativos”, coincidieron el mandatario brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, al reunirse el viernes al margen de la COP28, en Dubái. Pero en los últimos días Francia mostró su desacuerdo con el texto, Argentina dijo que “no están dadas las condiciones” para su conclusión y entre bastidores los actores se responsabilizaron mutuamente.

El presidente francés, Emmanuel Macron, afirmó el sábado en Dubái que el acuerdo está “mal remendado” y no tiene “en cuenta la biodiversidad y el clima”. Igualmente, el presidente saliente de Argentina, Alberto Fernández, que participará de su última cumbre del Mercosur, consideró que no existen las “condiciones” para aprobar el texto en su versión actual y señaló “la resistencia” en Europa al tratado, especialmente de Francia.

Una nueva ronda de negociaciones prevista en Rio en vísperas de la cumbre pasó a formato virtual, dijo a la AFP una fuente de la cancillería brasileña. “Debido a la transición en curso en Argentina, la tendencia” es dejar las decisiones pendientes al próximo gobierno -del ultraliberal Javier Milei-, que asume el poder el 10 de diciembre, argumentó el informante.

“Debemos esperar que la nueva administración argentina tome sus funciones y se pronuncie”, coincidió un alto funcionario de la UE, para quien la presidencia brasileña del Mercosur “no hizo todos los esfuerzos para que los jefes negociadores se sentaran en la mesa” en la recta final de las conversaciones.

Aunque eso no significa que “abandonemos” las conversaciones sobre el acuerdo, “al contrario”, agregó esta fuente bajo anonimato en Bruselas. En una visita reciente a Brasilia, la futura canciller argentina, Diana Mondino, subrayó la “importancia que tiene firmar cuanto antes” el acuerdo con la UE.

Lula por su parte no renuncia en su empeño de cerrar el tratado en Rio y el lunes aseguró en Berlín junto al canciller alemán, Olaf Scholz, que no desistirá “hasta conversar con todos los presidentes y escuchar ‘no’ de todos ellos”. De su lado Scholz llamó al pragmatismo para “alcanzar un compromiso”. “Siempre ha sido más difícil llegar a un acuerdo con Francia, porque es más proteccionista. La Unión Europea no tiene la misma posición; piensa de otra manera”, manifestó el fin de semana Lula.

Su vicepresidente y ministro de Comercio, Geraldo Alckmin, conversó este martes con su par de la Comisión Europea y comisario de Comercio, Valdis Dombrovskis, quien dijo en X que ambos coincidieron en “llevar el acuerdo a una conclusión exitosa lo antes posible”. La UE y el Mercosur convinieron las líneas generales de un pacto de libre comercio en 2019, tras años de negociaciones para convencer a sectores reticentes, como los agricultores franceses. Pero los desacuerdos resurgieron.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *