La selección paraguaya protagonizó una nueva noche negra en el Defensores del Chaco, al caer por 1-0 ante Colombia y encontrarse con la realidad de su limitado juego, que no intimidó, ni inquietó hasta los últimos minutos. El solitario tanto de penal de Rafael Santos Borré le dio la victoria a los cafeteros, dejando a la Albirroja en puestos de repechaje.

Paraguay volvió a decepcionar en su casa y perdió 1-0 ante una Colombia infinitamente superior, que hasta mereció por un resultado mayor y dejó con las ganas a los más de 30 mil aficionados presentes en Sajonia.

La Albirroja bailó al ritmo cafetero durante gran parte del primer tiempo, que tuvo un arranque de terror con la sanción de un penal para la visita, por una clara mano de Omar Alderete en el área. Antes de los 10′, Rafael Santos Borré abrió la cuenta desde los 12 pasos con un remate colocado al centro del arco.

Ramón Sosa fabricó la única acción de peligro en el primer tiempo, sacando a relucir su desequilibrio al desmarcarse de Yerry Mina Jhon Lucumi, pero dejando en evidencia su falta de eficacia por su definición que casi rebasó la gradería norte

Cuando Paraguay parecía meterse en el partido, los de Néstor Lorenzo empezaron a toquetear el balón de un lado al otro, pintando un ceño de impotencia en los jugadores nacionales, que no hacían más que correr destrás del esférico. No funcionó Matías RojasTony Sanabria estuvo desatento y Matías Espinoza disperso.

El equipo de Daniel Garnero terminó yéndose al descanso agradeciendo perder por un sólo gol, por las situaciones que desperdició la visita, tales como un mano a mano de Borré y un tiro al travesaño de James

Daniel Garnero buscó alternativas con los ingresos de ingreso de Hernesto Caballero e Iván Leguizamón; opciones para poblar el mediocampo y generar desequilibrio. El hombre de Libertad tuvo un buen ingreso y tiró del carro, mientras que el de San Lorenzo no pudo hacer un pase bueno, sentando la interrogante de la exclusión de Alejandro Romero Gamarra, quien observava impotente desde el banco.

La pierna derecha de Carlos Coronel le quitó el segundo a Luis Díaz abajo del arco, tras un gran pase de tres dedos de James Rodríguez, quien demostró que la clase sigue intacta. La Albirroja también tuvo un par de situaciones sobre el final, con Caballero y Óscar “Tacuara” Cardozo, cuyo ingreso levantó a un equipo prematuramente entregado.

No hubo hazaña a la desesperada y Paraguay volvió a protagonizar una de esas noches que lastimosamente se han vuelto costumbre; aquellas que dejan preocupación por lo demostrado e impiden soñar con tranquilidad, teniendo en cuenta que el próximo combo será ante Brasil Uruguay en septiembre del 2024.

La Albirroja queda parcialmente séptima en la tabla, en zona de repechaje, con 5 puntos, mientras que la Fiebre Amarilla sigue invicta y parcialmente tercera

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *